Relato de viaje: Sofy a Floripa octubre 2010

14.12.10

Relato de viaje: Sofy a Floripa octubre 2010

Salí de Cba en ómnibus el 17 a la madrugada (6 a.m.) y llegué a la isla el 18 al mediodía ( en la frontera : un pan relleno y una lata de cerveza 7R, parador unisul en Uruguaiana y en Torres hay un super japones muy barato)tipo 1:30 del mediodía estaba en la terminal (Rodoviaria) de allí  tome un bus (funciona muy bien esa línea) hacia Lagoa da Conceiçao (2,40R hay que hacer trasbordo gratis), en donde está el hostel “Tucano House Backpackers” en donde pagué 30R por día con desayuno incluído (hacen la cena por 12R y la caipirinha sale 4R).

 




De ahí en adelante nos juntamos con Lorenzo, otro lector que conocí atreves de esta pagina y decidimos salir a la playa, de ahí en más nos manejábamos en su auto. Fuimos a “barra da lagoa” muy linda playa! (el canal que desemboca al mar la hace más particular todavía)a veces un poco sucia pero depende del día.. las olas son suaves en general pero también se puede surfear a veces. A la noche me cociné la mayoría de las veces.. solo dos comí con el hostel a pesar de que es barato.. comprar en el super y prepararse me pareció la mejor opción, si llevas mercadería la comida va a ser un detalle a la noche. Al mediodía sándwich en la playa o ir a un tenedor libre (más barato 7,50 - mas caro 25R la gran mayoría incluye bebida y postre).
El segundo día fuimos a “ingleses”, espectacular!! El agua tenia corrientes calidas y frías mezcladas… no quería salir del mar! Caminamos hasta las piedras del final y seguimos un camino con una vista increíble, donde el mar te magnetiza con sus franjas verdes, turquezas y azules y la vegetación húmeda roza con sus hojitas y petalos  ( no se si se puede llevar a los niños pero creo que es muy fácil en general) y se llega a tener vista de “praia brava”, a donde no fui. A la noche fuimos a una fiesta de “forro” (un baile tradicional mucho mas caliente que el folclore) la entrada al bar salía 10 R y podias tomarte una latita de cerveza por 4.
-->
El tercer día comenzó muy temprano, decidimos hacer una “trilha ecológica” (es decir trekking por un camino un poco selvático jeje) para llegar a la playa “lagoinha do leste”, ubicada más al sur de la isla, pasando la playa de “armaçao” donde vale la pena parar a tomar un delicioso “Caldo de cana” a partir de 1,50 R. La trilha es hermosa, te podes conectar con la montaña, la vegetación y los pequeños arrollos y sus cascaditas en el camino. Demoramos en total 1H 15Min de ida solamente. Ese día el mar estaba muy bravo asi que paramos un rato nada más, para descansar del ascenso y descenso, que fue todo un placer de todas maneras.. en la mitad del camino hay un mirador con una super vista de las montañas y la playa de “matadeiros” a la que tampoco fui. Luego de eso fuimos a “pantano do sul”, mas específicamente al famoso “bar do Arante”, que esta pegado a la playa. El lugar es mágico, desde los detalles de su construcción hasta el empapelado con los mensajes de los viajeros. Al llegar te regalan una pequeña vasijita con cachaça, ingrediente original de la caipirinha..yo mojé los labios porque por el olor uno se puede dar cuenta del alcohol que tiene! Si maneja, mejor no tome de esto. 
La cuenta fue de unos 45R y no nos llenamos ni ahí, después ataqué un paquete de galletas en el hostel.. es bonito, pero caro. A la tardecita, y para cerrar el dia, fuimos las dunas de “joaquina” y alquilamos por 20 R la hora (que nos alcanzó y sobró a dos) una tabla para hacer “bunda ski” es decir culipatin deslizando va bastante rápido en la arena y es divertidísimo!! No paré de reirme!! Lamentablemente, cuando volvimos al auto encontramos que nos habían robado: había un pequeño corte por sobre la cerradura en la puerta del conductor. Nos llevaron hasta el fernet que teníamos en la conservadora! Pero a Lorenzo, que tenía sus documentos adentro de la billetera, se los dejaron sobre el asiento y a mi me dejaron los souvenirs que había comprado.. casi daban ganas de abrazarlos! Celulares, GPS, tarjetas de crédito (de mi cuenta no falta dinero), dinero y hasta las camperas, increíblemente aunque había un puesto a tres metros, nadie vió nada. De todas maneras decidimos no deprimirnos con eso y seguimos disfrutando nuestras vacaciones con los que nos quedaba. 

El cuarto día llovió.. por lo que decidimos recorrer el centro de la ciudad y el shopping de “Iguatemi”. Una deliciosa pizza en “pizzahut” entre tres (se sumó otra amiga del hostel) y estábamos llenisímos! Salió 48R con la bebida ( un jugo enorme) para los tres en total, valió la pena fue de la mejor pizza.
El quinto dia, a pesar de estar nublado fuimos a “mole” a surfear (ya habíamos aprendido el primer dia, olvide decir) pero el agua estaba demasiado brava por lo que caminamos unos 15 min mas cruzando las piedras del final de la playa (un espectáculo como rompe el agua ahí) y llegamos por un caminito muuuy lindo, a la Praia de “Galheta”, que es una playa hermosa donde se puede practicar el nudismo aunque a nadie le interesaba hacerlo en ese momento.. ahí  pude surfear un poco pero fue una lucha porque el mar llegaba bastante bravo todavía. Fan de los caracoles: en el morro del final de la playa hay un casi cementerio… el piso esta minado! Junté un monton (después  me los sacaron en la aduana uruguaya, no hay que dejarlos a la vista).
El sexto dia el clima mejoró asique nos llegamos hasta el norte de la isla, a “Canasvieiras”; Lo único bueno de este lugar es que no te faltan negocios de nada ni alojamiento porque la playa.. no me gustó mucho… de playa hay 5 mts y después se come mas, el agua estaba tibia pero es mas oscura, parece un poco contaminada porque te viene palitos negros a cada rato, igual me divertí porque unos chicos me invitaron a andar en botecito (mi inhabilidad con los remos es indescriptible) luego caminamos hasta el muelle, muy linda vista.. se veía la isla y los pescadores sentados tratando de atrapar algún bichito. Seguimos caminando hasta lo que yo tengo entendido que es, “Cachoeira do Bom Jesus”, que no me pareció muy distinta de canasvieiras, excepto que es mas ancha. Para el atardecer q ya estaba empezando a  teñir de dorado ese sábado, decidimos mudarnos de playa y fuimos hasta “ponta das canas” un éxito!! El lugar es hermoso, nos sentamos en las piedras hasta la noche, viendo a los pescadores apurándose por sacar la red, y llenándonos de ese paisaje inolvidable, un atardecer playero es el ideal de Brasil, creo yo.
Al dia siguiente el clima volvió a  ser radiante, atacamos la playa de Joaquina donde dejamos el auto en un estacionamiento si o si, comimos en un tenedor libre que incluia postre pero no la bebida por 10R, y un suco (jugo) 3R, deliciosa la comida el lugar se llama “beco de acaí”. La playa de joaquina es hermosa sobre todo el morro del final, de donde te podes tirar desde algunas piedras al mar ( yo no lo hice) y la olas impactan con las piedras y se forman unas cortinas de agua espumosa, imperdible.
Por la noche fuimos a conocer ”Jurere” y “jurere internacional” la playa es pequeña pero esta limpia, el agua no estaba fría y eso que yo fui en un momento en que no le daba el sol! Caminar por la playa silenciosa de noche le hace bien a la mente.. el sonido de las olas es incomparable. El barrio internacional es muy interesante,  unos trabajos arquitectónicos de aquellos, yo me conformo con un ranchito J A la noche: Fiesta de Samba en Joaquina (es un boliche unas cuadras antes de llegar a la playa) excelente me divertí un monton , estaba lleno de gente y a bailar con música en vivo!
El lunes la melancolía de saber que se acababa el viaje, pero no! Lorenzo y las demás amigas propusieron que me quede por lo que devolví  mi pasaje y salimos a buscar un departamento para mi amiga y nosotros nos quedaríamos con ella esa semana, 600R el mes a 4 cuadras de la lagoa, con dos habitaciones (capacidad para tres personas) después hicimos un picnic al costado de la “lagoa” y nos quedamos a ver el atardecer en un bote que estaba amarrado y vacio en el muelle: En la zona de lagoa da conceiçao podes probar la “sequencia de camarao” (camarón) a partir de 35 R para dos personas (siempre se calcula asi porque es una bandeja grande) incluyendo postre algunas veces, al frente de la lagoa por la calle que lleva hacia las playas del este, hay muchísimos bares y restaurantes con distintos precios.
A la noche otra caminata nocturna, esta vez pasamos por el “Hercilío Luz” (antiguo puente de ingreso a la isla que actualmente se encuentra inhabilitado pero es una excelente postal de floripa) y después la caminata fue en la playa de “Daniela” (al norte de la isla) el agua estaba tibia, de día debe ser la mas cálida.. una playa muy tranquila aunque no pudimos apreciar bien el paisaje por la falta de iluminación, solo en un costado tiene.
Al día siguiente volvimos a “Barra da Lagoa” pero yo no me quede ahí, crucé el puente por sobre el canal y camine por una callecita que te lleva directo a “prainha do Leste” una playita muy chiquita que se puede recorrer caminando en 5 min, pero es encantadora porque esta aislada de los negocios, los estacionamientos.. tiene esa callecita de entrada, el caminito por el que se baja y un bar más atrás pero que no tapa el sonido del agua. Seguí caminando por un sendero que va por el costado de la misma para alcanzar el morro que la esconde y desde el cual se puede ver barra da Lagoa y el canal desde otro angulo, me senté en las piedras a ver el atardecer, entregándome a lo que veía. Cruzando la playa y yendo para el lado contrario de la callecita, hay otra trilha (muy buena también) que lleva a la piscinas naturales, lugar que no alcancé porque oscureció y estaba sola, asique tuve que volver.DE ESTO NO TENGO FOTOGRAFÍAS,TRAERE LA PRÓXIMA. Durante esos días repetimos Mole y Joaquina, las playas que mas cerca nos quedaban. De noche hibamos al muelle a sentarnos en el botecito (que le pusimos yate jeje) y una noche fui con otro amigo a una iglesia que se encuentra subiendo por el barrio de lagoa da conceiçao, preferentemente por Rua das Araras, y pasé por una Iglesia muy pintoresca que puede dar la impresión de que el lugar está detenido en el tiempo. Cuanto más arriba, mejor la vista panorámica de la lagoa, el barrio y hasta las dunas se pueden ver.(DE ESTO TAMPOCO HAY FOTOGRAFÍAS) El ultimo dia, arrancamos a la mañana y con 4 amigas mas (el grupo cada vez mas grande) y apuntamos hacia “Santo Antonio de Lisboa” un pueblo de pescadores que conserva las características de la época en la que se formó y se combina con los negocios y restaurantes (estos no son nada económicos, otra vez,  fuimos aun mercado y compramos pasteles) la cría de ostras es muy común, de hecho la actividad principal y se pueden ver unos islotes de madera en el agua, y en la playa las casillitas y los hombres lavando las otras para vender (Del pescador: 6R la docena) no las probé porque no tenía tiempo para cocinarlas. Mas alejado de los restaurantes y pescadores está la playa en donde se puede bañar, la arena no es muy fina pero el agua es limpia y no es fría. Para el viaje de vuelta, salimos el domingo 6 a.m. desde floripa, y al mediodía ya estábamos en porto alegre, a las 6 de la tarde cruzamos la frontera “santana do Livramento - Ribera (Uruguay)” En uruguay seguimos y llegamos a Tacuarembó a las 8 de la noche, el atardecer en el camino fue hermoso, el sol se escondía y reaparecía detrás de la plantaciones de Eucaliptos, como retándonos a no ver cuando cayera, cosa que al final vimos. Tomamos un camino en estado dudoso hasta Salto, no había un alma por ahí, a pesar de que el mapa nos marcaba que había varios pueblos: el estado de esa ruta era bastante pobre, solo una 4x4 va tranquila. Llegamos a Argentina a las 11 p.m. en Concordia (Entre Rios) nos dividimos, yo hacía Paraná y Lorenzo hacia Corrientes. Así  fue el fin de un viaje que abrió mi mente, enriqueció mi alma y me lleno de ganas de volver y animarme, porque yo siendo tan chica me animé a irme sola y me volví con una gran experiencia. No lo pensaria dos veces, Brasil…

Imprimir Imprimir el artículo